18Jun
Publicado: 18 junio, 2020 In: Noticias

Noticia extraida de www.galiciapress.es – 16/06/2020

La Asociación Española de Promotores de Estudios en el Extranjero (ASEPROCE) afirma que a medida que van pasando las semanas muchos estudiantes comienzan a reactivar sus planes para estudiar una segunda lengua en el extranjero.

Analia, una joven coruñesa que programa seguir con sus estudios fuera de nuestras fronteras, repasa su experiencia estudiando en otros países y considera que el miedo no debe ser un impedimento para que los estudiantes sigan ampliando sus conocimientos y reciban más y mejor formación: “Son vivencias que nos permiten aprender en entornos cambiantes y tomar decisiones coherentes en cualquier situación”.

Muchos estudiantes mantienen en pie sus planes de estudiar fuera de España pese a la pandemia

La pandemia y su consiguiente estado de alarma han causado estragos en la sociedad y también en la economía. El confinamiento y el cierre de fronteras han provocado que multitud de sectores, especialmente todos los relacionados con el turismo, se detengan. Y entre paquetes vacacionales y otros viajes, los traslados para estudiar idiomas en el extranjero también se han visto mermados. Así lo indica la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero, patronal que aúna a las agencias de estudios en el extranjero y que a pesar de reconocer que este año se ha producido un descenso del negocio previsto para la época estival, van recuperándose con paso firme y las expectativas son cada vez más altas de cara a agosto y el próximo curso escolar. Y además, son muchos los alumnos que van a mantener sus planes de año académico en otro país.

Es el caso de Analia, de origen uruguayo que vive en A Coruña desde que tenía apenas 6 meses de vida y que acaba de hacerse mayor de edad en la Ciudad de Cristal. No es primeriza en esto de los cursos en el extranjero y piensa seguir adelante: en septiembre comenzará su primer año de universidad en Canadá. “Ya conozco los cursos en el extranjero y he estudiado en Canadá previamente, es un país seguro y tienen unas altas medidas de seguridad. No puede pasar nada”. Así se expresa esta joven, con una tranquilidad contagiosa.

Esta tranquilidad puede deberse a que ASEPROCE únicamente trabaja con destinos en los que se garantiza la seguridad de los alumnos en todo momento. “Ya lo hacíamos antes, lo hacemos ahora y lo seguiremos haciendo. Nuestras agencias cumplen una norma de calidad que exige que únicamente se trabaje en lugares seguros, con gobiernos transparentes, sistemas sanitarios sólidos y buenas relaciones con nuestro gobierno”, ha indicado Oscar Porras, Presidente de ASEPROCE. Además, ha añadido que “con un mundo tan interconectado se puede estar tan cerca y tan seguro en Canadá o Gran Bretaña como en otra provincia española. Las ciudades con las que trabajamos se han tomado la pandemia en serio y si ya están saliendo o han salido de sus confinamientos es porque tienen la certeza de estar recuperados”.

En esta línea, las agencias de estudios en el extranjero que cuentan con la norma ASEPROCE presumen “de su buen hacer”. De hecho, esta norma es auditada anualmente por la consultora LRQA Business Assurance (Lloyd’s Register Quality Assurance) y solo las agencias que la cumplen pertenecen a la asociación. Para la creación de este sello trabajaron intensamente decenas de empresas que integran la asociación, con el objetivo de analizar y establecer los criterios óptimos de funcionamiento y desarrollo de su actividad. Es algo que defienden a ultranza estos asociados: “nosotros garantizamos que las cosas se hagan bien. Ahora, si se elige operador que no pertenece a nuestra asociación, no podemos responder por él”.

Y esto que parece tan evidente, no es nada nuevo. “Hace apenas unos años, muchos padres enviaban a sus hijos sin control ni seguimiento, por desconocimiento en su mayor parte”, afirma Oscar Porras, presidente de ASEPROCE. “Afortunadamente, cada vez es más importante asegurar el control, el seguimiento y la información, y más aún en los momentos de excepcionalidad existentes”, insiste. “El objetivo es que con información suficiente y un operador de viajes profesional hasta las distancias más largas parezcan cortas. A día de hoy, vivimos en una aldea global cada vez más consolidada, donde las tecnologías y la estandarización eliminan fronteras”. No solo eso, si no que “los desplazamientos son más seguros que nunca, debido a que los canales de ida o regreso en caso de emergencia ya están estipulados en cada país en el que trabaja la asociación”.

La joven coruñesa, Analia, lo tiene muy claro: “estudiar fuera es muy importante para mi carrera profesional y no pienso detener mi formación. Lo peor que puede pasar es que haya un rebrote y nos confinen unas semanas, caso en el cual me quedaré en mi nueva casa el tiempo que me indiquen las autoridades canadienses, deseosa de poder comenzar las clases cuantos antes. Más allá de eso, no veo ningún peligro”, concluye. Por otra parte, Porras ha apostillado que “es este un pensamiento común entre quienes ya han vivido fuera o se han lanzado a este tipo de experiencias. Son vivencias que nos permiten aprender en entornos cambiantes y tomar decisiones coherentes en cualquier situación”.

Desde ASEPROCE informan de que los cursos más demandados en el próximo año serán los de adultos y jóvenes de duración adaptada, dirigidos a necesidades específicas para universitarios y profesionales; además de los años escolares o universitarios en el extranjero y las miniestancias: programas de una semana de duración dirigidas a centros escolares. Los países preferidos serán Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá e Irlanda, decantándose así la inmensa mayoría por la lengua inglesa, e incluso en destinos menos frecuentes como Malta, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia o incluso Hawaii. Y aunque este verano no existirán los cursos más solicitados habitualmente (el 83 % son cursos de idiomas en verano de hasta 4 semanas), sí se espera una época normalizada para los de duración media y los superiores a tres meses a partir de otoño. Además, el sector espera estar completamente recuperado de cara al verano de 2021. Con el apoyo de todos, las agencias de estudios en el extranjero piden la confianza de los padres y alumnos para recuperar la normalidad.

Ver la noticia en www.galiciapress.es