11Abr
Publicado: 11 abril, 2017 In: Noticias

Fuente: cadenaser.com

Un curso en Gran Bretaña es un 7% más barato que hace un año por la devaluación que ha sufrido la Libra. La patronal de cursos de idiomas cree que será un aliciente para que más españoles vayan a aprender allí.

Fotografía: Getty Imges

Hasta 50.000 españoles puede haber cada mes de julio en Reino Unido estudiando inglés. Es poco menos que toda la población de la ciudad de Cuenca. Para ellos el curso de este verano será un 7% más barato que en 2016, según datos de la patronal de cursos en el extranjero ASEPROCE. “Es un pelín más barato, no mucho, estamos hablando de un 7%, pero si lo comparamos con cuatro años atrás puede ser hasta un 20% más barato“, explica Óscar Porras, presidente de ASEPROCE.

Porras añade que, frente al temor inicial de que el Brexit supusiera un freno para los estudiantes, ahora creen que puede ser un aliciente: “Años atrás hemos tenido temporadas en las que la Libra estaba a 1 euro con 50 céntimos y ahora está mucho más baja (a 0,86 euros ) así que  para los estudiantes es mucho más económico viajar. Es un aliciente. Además hay que decir que muchos estudiantes, al pensar que va a haber menos alumnos en el Reino Unido por el Brexit, más se animan a ir allí. Es la pescadilla que se mueve la cola”.

 Óscar Porras recuerda que de momento no hay ningún cambio en las condiciones para poder estudiar en Reino Unido. También afirma que no han notado una especial preocupación, ni entre los alumnos ni entre sus padres, ni tampoco han tenido ningún problema tras la decisión de los británicos de abandonar la UE.

El Presidente de ASEPROCE se confiesa optimista respecto a las negociaciones sobre el Brexit (que durarán al menos dos años ) y augura que Londres intentara que los efectos de la salida de la Unión Europea sean mínimos para una industria, la del aprendizaje de idiomas , que supone 1.400 millones de euros anuales para los británicos y que ocupa a  más de 25.000 personas en Reino Unido. “Yo soy muy positivo y creo que no va a haber ningún tipo de interferencia en el tema burocrático para estudiantes que vayan a Reino Unido. Hay que pensar que el número de estudiantes que van todos los años es muy alto y supone unos ingresos importantísimos para la economía británica. El número de puestos de trabajo que genera esta industria educativa es muy grande, el número de escuelas, el de residencias o las familias anfitrionas que reciben una remuneración”.

Ver noticia completa en cadenaser.com